4 jul. 2010


No me vengas con cuentos baratos, de princesas, sapos que se convierten en príncipes y donde todos son felices y comen perdices.
Animáte a darle una giro de 180º, lo tradicional aburre y es predecible (no quiero algo ideal, quiero algo idealista.)