27 may. 2009


Que los otoños son tristes, que las hojas crujen, que mis ojos se llenan de lágrimas, que los sueños se rompen, que las cosas son muy difíciles, que comienza el frío, que no existe compañia, que el tiempo pasa, que las heridas sanan, que otras se abren, que no hay nada mejor que una taza de café caliente en una tarde fría y unas manos cálidas que te esperen, que a veces hay que saber conformarse; pero justamente hoy no puedo conformarme.

Haciendo tic tac con los momentos que componen un día monótono, desperdicias y consumes las horas de un modo desconsiderado, dando vueltas en un pedazo de tierra en tu ciudad, esperando por alguien o algo que te muestre el camino.Cansada de tumbarte bajo el sol, quedándote en casa mirando la lluvia, eres joven y la vida es larga.Hoy hay tiempo que matar, y luego te das cuenta un día de que tienes diez años detrás de ti. Nadie te dijo cuándo correr, llagaste tarde al disparo de salida.Y tú corres y corres para alcanzar al sol, pero se está poniendo, y girando velozmente para de nuevo elevarse por detrás de ti.El sol es el mismo de modo relativo, pero tú eres más vieja, con aliento más corto y un día más cerca de la muerte.

Ganas de encontrar soluciones, pero sin ganas de buscarlas, ser feliz y no preocuparme por lo que va a pasar.De no tener que dar explicaciones, GANAS QUE NADA ME AFECTE Y NO HACER PARECER QUE NADA ME AFECTA.Ganas de que no me pase nada.Ganas de escaparme y desaparecer unos cuantos días.
Ganas de irme a la mierda, si, bien a la mierda