22 mar. 2009

Cosas de la vida

Cuantas veces nos preguntamos qué queremos y cuantas nos preguntamos si podíamos hacerlo. Es difícil tomar decisiones, tanto para uno mismo como para un grupo. Nadie nace sabiendo y elegir el camino correcto o una forma de vida sin experiencia puede llegar a ser frustrante. Muchas veces hay que sufrir, hacer un cambio y sacrificarse para seguir adelante, y si sale mal aguantar y ser uno mismo, afrontar el problema y superarlo. Todos dicen: ’No me quiero tropezar dos veces con la misma piedra’’, pero lo considero como algo que es superable, aunque nadie ha dicho que es fácil…. Muchas otras veces, a la hora de elegir el camino a seguir, tenemos la opción de un camino fácil y rápido y uno lento y difícil, algo así como si estuviéramos en un oasis del desierto, y el camino que se presentaba fácil, a lo largo del tiempo se convierte en complicado y deja de ser lento y el camino más difícil llega a ser uno más fácil y más placentero.. El “poder hacerlo” es otro sacrificio en la vida, que aparte de no nacer sabiendo, nacemos sin conocer nuestras opciones reales. Pero en esto también tenemos una solución, porque sabemos superar, tanto a una situación como a nosotros mismos . Sin embargo hay que saber controlarnos, porque un mal movimiento puede llevarnos a la autodestrucción y frustración. Quizá el mayor de los males que nos rodea es la frustración y el descontrol, pero quizá, algún día, podamos ser más coherentes …

No hay comentarios:

Publicar un comentario