22 mar. 2009


Lo que es peligroso tienta. Lo prohibido te llama a gritos. Lo exagerado excita. Lo bueno aburre. El riesgo, son las ganas de experimentar, sabiendo que pueda a llegar a tener consecuencias no buscadas. Es bueno arriegarse en la vida, pero sin tocar fondo. Intentar el riesgo, es sinónimo de adolescencia, lo cual es sinónimo de crecer. Crecemos, cambiamos, pensamos igual, pensamos distinto, nos peleamos, nos reimos, lloramos, pelotudeamos, exageramos, sentimos, odiamos, amamos, adoramos, celamos. Pero lo que más queremos, es acercarnos al peligro. En donde te podés llegar a encontrar con cualquier cosa. Y cuando digo CUALQUIER cosa, bueno.. lo doy por sobreentendido. La gente cambia. Puede cambiar tanto para peor como para mejor, pero siempre hablando de actitudes. Cambiamos nuestros gustos y pensamientos, pero nunca sentimientos. Nos juntamos con las personas que sentimos que nos entendemos, nos peliamos con las personas que no se comparten cosas. Es cuestión de afinidad. Es cuestión de entender, respetar y aceptar a quien tienes al lado y a sus desiciones. ( har-ta )

No hay comentarios:

Publicar un comentario