12 abr. 2009

...

Entro en tu dormitorio en silencio para no despertarte . Veo tu ropa amontonada de cualquier manera sobre una silla, igual que cuando eras pequeña , solo que ahora se mezcla con tu maquillaje , tus fotografias y tus discos compactos. Un cuaderno de la universidad logra un precario equilibrio entre todo ese barullo.
La pantalla encendida anuncia un ultimo mensaje del chat que no llegaste a leer antes de quedarte dormida .
Mi curiosidad materna es mas fuerte de la discrecion que deberia guardar frente a tus cosas y me acerco a leer .
Te ha escrito uno de tus muchisimos " amigos, mama, nada mas que amigos ", que te pregunta desde Nueva Zelanda , si te has olvidado de el.

No hay comentarios:

Publicar un comentario