7 oct. 2009

Aprendí a maldecirme porque sé que estás enfermo, y a odiarme porque me encanta que lo estés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario